ANALIZANDO OBRAS DE GRANDES ARQUITECTOS (Mercado de Santa Catarina de Enric Miralles)

La propuesta para la rehabilitación del antiguo mercado de Santa Caterina, situado en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, implica una acción sobre el tejido urbanístico adyacente a la estructura existente que racionalice su emplazamiento. A la vez, la intervención pretende “mezclarse y confundirse” con la estructura original. Ambos propósitos se logran mediante la realización de una nueva cubierta, que envuelve la estructura y la extiende más allá del perímetro de la primera construcción.
La esencia de este proyecto se basa en el diseño de su cubierta, la cual parte de la metáfora de un inmenso mar coloreado por el recuerdo de frutas y verduras.
La obra es espectacular y juega un importante papel en la recuperación urbanística de Ciutat Vella (proyecto municipal en el cual estuvo activamente implicado Miralles).
La cubierta se transforma en la fachada más importante del edificio, con el inconveniente de que solamente es visible desde la altura y, por ahora, no está prevista la posibilidad de que exista un mirador que permita contemplarla.

Se trata de una obra absolutamente genial de un Arquitecto genial. La cubierta lo es todo, dota el espacio interior de una espacialidad escultórica que te hace sentir que estas en un sitio especial. La cubierta se prolonga hacia el exterior creando espacios intersticiales que relacionan el edificio y el tejido urbano.

En resumen un edificio emblemático y absolutamente genial, no me cansaré de repetirlo. Os dejo un par de fotos

.Imagen 034 Imagen 027

 

La modificación de fincas: Segregación, división, agrupación y agregación

Una finca registral puede aumentar o disminuir su cabida si se le añade o se le resta superficie. Los cambios en la configuración originaria de una finca se producen principalmente por una segregación de una porción de la finca inscrita, por una agrupación de una finca inscrita con otra, por una agregación de una finca o porción de finca a una finca inscrita, y por una división de finca en fincas registrales independientes.

Todas estas modificaciones de fincas tienen que ser realizadas por el titular registral de la finca. Si la finca es ganancial pero la finca está inscrita a nombre de un solo de los cónyuges la modificación puede hacerla sólo el cónyuge titular.

  A)LA SEGREGACIÓN:

Es la modificación de finca que consiste en separar de la finca originaria una porción para que constituya finca independiente.

La segregación y la división son operaciones de modificación de fincas muy semejantes. En la división las fincas resultantes son más de una y no hay finca resto. La opción entre una y otra dependerá de las circunstancias. En principio hay que optar por la segregación por razón del Impuesto de Actos Jurídicos Documentado que grava al 1 por ciento la modificación de finca. En la segregación el impuesto recae sólo sobre la finca segregada, y en la división el impuesto recae sobre toda la finca. Pero cuando la finca resto en realidad se compone de parcelas discontinuas la solución más adecuada es la división.

Sólo se puede segregar una porción de finca, ya sea rustica o urbana, siempre que se tenga licencia municipal de segregación o declaración de su innecesaridad. La licencia de segregación tiene una validez de tres meses. La licencia no tiene que ser interpretada en un sentido literal: Así se autoriza para segregar 80 metros de una finca de 500 el interesado puede o bien segregar la mayor o bien segregar la menor (que será lo habitual) o bien dividir la finca en dos.

En la escritura de segregación hay que reseñar el lindero o punto cardinal de la finca matriz por donde se efectúa la segregación. Después de describir la finca segregada es preciso también describir la situación en que queda la finca matriz que ahora se denominada finca resto. A veces sucede que de la finca matriz se han practicado sucesivas segregaciones y algunas no todavía no se han inscrito, en este caso se puede indicar que la finca matriz tiene la superficie que resulta de la última segregación practicada aunque esta no coincida con la que resulta del Registro.

La escritura de segregación tiene que contener un requerimiento expreso del segregante para que se notifique la segregación al Ayuntamiento correspondiente mediante el envío de copia autorizada.

En las fincas rústicas la división o segregación, además de contar con la correspondiente licencia o declaración de su innecesaridad, debe hacerse respetando la unidad mínima de cultivo que (salvo contadas excepciones) es de dos mil quinientos metros para fincas de regadío y dos hectáreas y media para las fincas de secano. La segregación que se haga sin respetar esta limitación es nula, por eso es importante reseñar en toda descripción de finca rustica que es finca indivisible por debajo de la unidad mínima de cultivo. No obstante se permite la división o segregación en los siguientes supuestos:

  1. a) Si se trata de cualquier clase de disposición en favor de propietarios de fincas colindantes, siempre que como consecuencia de la división o segregación, tanto la finca que se divide o segrega como la colindante, no resulte de extensión inferior a la unidad mínima de cultivo.
  2. b) Si la porción segregada se destina de modo efectivo, dentro del año siguiente a cualquier tipo de edificación o construcción permanente, a fines industriales o a otros de carácter no agrario, siempre que se haya obtenido la licencia prevista en la legislación urbanística y posteriormente se acredite la finalización de la edificación o construcción, en el plazo que se establezca en la correspondiente licencia.
  3. c) Si es consecuencia del ejercicio del derecho de adquisición preferente (retracto) establecido en la legislación especial de arrendamientos rústicos.
  4. d) Si se produce por causa de expropiación forzosa.

En cuanto a la segregaciones de parte de pisos o locales comerciales que están en régimen de propiedad horizontal hasta la reforma de la LPH de junio 2013 no se requería licencia municipal pero si autorización de la comunidad de propietarios o previsión estatutaria que permita la segregación sin necesidad de acuerdo de la comunidad. Esta modificación supone una alteración de las cuotas.

El art. 10, 3 b de la Ley de Propiedad Horizontal tras su modificación por la ley 8/2013 de 26 de junio, exige autorización administrativa  para la división material de los pisos o locales y sus anejos, para formar otros más reducidos e independientes y para el aumento de su superficie por agregación de otros colindantes del mismo edificio o su disminución por segregación de alguna parte. Este requisito no queda enervado por contar en los estatutos de la división horizontal del edificio la posibilidad de llevar a cabo segregaciones sin necesidad de autorización de la junta de propietarios. Por tanto, para cualquier segregación, agrupación o división de fincas en una PH es preciso obtener licencia expresa, y aprobación por la junta de propietarios (3/5 de propietarios y 3/5 de cuotas), aun cuando la posibilidad de segregar, agrupar o dividir componentes, se encuentre recogida en los estatutos de la Comunidad

 La DG en la Resolución de 20 de marzo de 2014 llega a la conclusión de que toda segregación de vivienda o local, precisa autorización administrativa “en todo caso”, ya que su omisión constituye defecto que impide la inscripción registral de la operación. Por ello cualquier modificación del régimen de propiedad horizontal que aumente o disminuya el número de elementos privativos, se encuentra sujeto a la necesidad de autorización administrativa, como requisito imprescindible para la inscripción.

B) LA DIVISIÓN.

La división de finca es la modificación de finca que consiste en sustituir una finca registral por la que resulten de su fragmentación o reparto. El gravamen es sobre la totalidad de la finca. Igual que la segregación requiere licencia municipal y que se respete la unidad mínima de cultivo.

La legislación urbanística prohíbe la división de fincas rusticas que den lugar a núcleos de población. Se consideran actos reveladores de una posible parcelación urbanística en fincas rústicas aquellos en los que, mediante la interposición de sociedades, divisiones horizontales o asignaciones de uso o cuotas en pro indiviso de un terreno, fincas, parcelas, o de una acción, participación u otro derecho societario, puedan existir diversos titulares a los que corresponde el uso individualizado de una parte del inmueble equivalente.

C) LA AGRUPACIÓN:

La agrupación resulta de la fusión de dos o más fincas registrales que se reúnen para formar una nueva. El gravamen de IAJD también es del uno por ciento. Puede agruparse fincas de distintos propietarios o con distinto carácter, es decir fincas que sean gananciales de los cónyuges con fincas privativas de uno sólo de ellos, en estos casos de debe precisar en la agrupación el porcentaje de participación de cada agrupante en la finca resultante de la agrupación. Así si A y B aportan cada una finca de 500 metros en la finca agrupada se constituye un pro indiviso del 50 por ciento. También cabe la posibilidad de agrupar fincas que no sean colindantes que tengan una finalidad común de explotación.

D) LA AGREGACIÓN.

La agregación supone añadir a una finca inscrita una finca o porción segregada de otra finca. La finca que se agrega, o la suma de las fincas que se agreguen, no pueden ser superiores a la quinta parte de la finca receptora de la agregación.

 

LOS ARQUITECTOS DE OURENSE CIERRAN EL PEOR AÑO DESDE LA CRISIS

El articulo de la Voz de Galicia lo deja muy claro, el 2014 ha sido el peor año desde el comienzo de la crisis para los arquitectos de Ourense. Por su parte, el 2015 parece que todavía va a peor, si atendemos a lo que nos comentamos entre compañeros de profesión. Viendo todo este panorama, llama mucho la atención ver como en el espacio urbano de las ciudades, las obras emergen como la espuma antes de las elecciones. Todos lo hemos visto hasta el hastío, parece que el ruido ensordecedor de los martillos neumáticos ahogase una y otra vez la megafonía de los partidos políticos. Lo que antes era cruzar un paso de cebra ahora es cruzar un campo minado haciendo diagonales.

Visto el panorama, choca que esas pequeñas reformas del tejido urbano no se repartan más entre todos los arquitectos; por ejemplo, mediante algún tipo de colaboración con el COAG. ¿Verdad que no seria tan difícil? Sin lugar a dudas, con un reparto más equitativo de las obras lograríamos huir de ese clientelismo con los políticos, un mal que en nuestra profesión empieza a ser endémico, y lograríamos mejorar la diversidad y calidad del espacio urbano con nuestros distintos puntos de vista. En la pluralidad siempre hay riqueza.

Cabe añadir que, dicha colaboración que menciono con respecto al COAG, debería funcionar de una manera diferente a como en la actualidad funciona la “colaboración” para las ITEs (Inspecciones Técnicas de Edificios). “Colaboración” de la que aún no se tienen noticias, donde el Concello aún no ha ejecutado ninguna inspección de esta índole a través del COAG. Existiendo muchos edificios que a estas alturas se han excedido de plazo para la ejecución de la ITE. De esta manera, cuando hablo de colaboración hablo de que fluyan sinergias positivas entre profesionales de la arquitectura y nuestros políticos actuales, dando espacio a la diversidad.

ANALIZANDO OBRAS DE GRANDES ARQUITECTOS (INSTITUTO DEL MUNDO ARABE)

Instituto del Mundo Árabe

El Instituto del Mundo Árabe, en París, obra maestra de la arquitectura contemporánea, realizada por el arquitecto francés Jean Nouvel, se caracteriza por la futurista fachada de vidrio y paneles metálicos que tamizan la luz natural en el interior del edificio, dichos paneles recuerdan las composiciones abstractas tan tradicionales en el mundo musulmán. Caracterizando, en este edificio, toda la fachada ( no hace falta decir que se trata de un edificio que promociona el mundo árabe, se ve en la fachada). Por si esto fuera poco esos huecos de  los paneles varían su tamaño en función de la luz exterior, creando en el interior ese ambiente de penumbra tan típico de la arquitectura árabe .

Un edificio maravilloso que gana mucho al visitarlo in situ, mucho mejor que en las fotografías, a todos los arquitectos de Ourense os recomiendo realizar un análisis pausado de esta obra. Mas fotos y descripcion

 

 

ARQUITECTURA DE OURENSE AUNQUE NO SE CREA, LA CASA DE REZA ES COMO EL GUERNICA

AUNQUE NO SE CREA, LA CASA DE REZA ES COMO EL GUERNICA.Ayer se inició el derribo de la casa Ourensana de Reza ideada por el Arquitecto Fernando Blanco, esta vez no hubo marcha atrás, aunque la familia lo intentó hasta el último momento.
Hoy en pleno derribo de una obra de referencia de la arquitectura residencial Ourensana y Gallega me gustaría reflexionar sobre la situación actual de la arquitectura como una de las bellas artes en el subconsciente de la sociedad.
Si no recuerdo mal, la arquitectura, junto con la escultura y la pintura es una de las bellas artes, sin embargo, a la vista de los últimos acontecimientos creo que nadie lo considera así. Todo el mundo pondría el grito en el cielo ante la destrucción de una pintura o una escultura de gran importancia, pero ante la destrucción de una obra arquitectónica como la que nos ocupa, la reacción social ha sido mucho más tenue, solo un puñado de profesionales y artistas.
Me pregunto qué hemos hecho mal para que en la Galicia del feísmo arquitectónico se derribe esta obra y todo el mundo lo vea normal. Alegan que la razón es porque está en suelo rústico, y no tiene licencia, porque  se denunciaron entre vecinos, dice la gente en los bares. Dándole la misma categoría al galpón de bloque visto de “paisano” que a esta obra.
La respuesta es obvia, lo que hemos hecho mal es, probablemente, no haber podido trasmitir, a nuestros clientes, a la sociedad en general, la idea de que la arquitectura homenajea la belleza a través de la utilidad, característica ésta que la convierte en arte. Somos el mal necesario para cumplimentar los trámites administrativos cuando alguien se quiere construir algo. Digo que no hemos podido, en lugar de querido, pues en la situación actual bastante se hace con sobrevivir profesionalmente.
Desde los organismos colegiales se están dando los primeros pasos, como colectivo, de  respuesta a esta situación. Pero desde las instituciones, sobre todo ayuntamientos, no se hace nada. Que el PXOM dice que cubierta de 30º y teja, pues lo haces aunque te destroce toda la estética del proyecto. La legislación mide con el mismo rasero la obra arquitectónica que el monstruo de granito, sin embargo, se deberían establecer distintos baremos. ¿Sería acaso  algo subjetivo? , entiendo que no, a estas alturas todos diferenciamos una obra de arte de una chambonada, ¿verdad?